¡¡Al fin un punto “G”!!

Manolo Lafuente



Si me dieran a elegir, yo elegiría esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro. Escribió Juan Gelman en “El juego en que andamos” Así, en presente.


El “expresionista del dolor”, como lo llamaron, siempre sonreía.

Sonreía cuando lo premiaron con el Cervantes (como a Borges, Sábato y Bioy Casares), sonreía cuando, mayor honor según él mismo, le pusieron su nombre a la biblioteca de Atlanta, sonreía cuando lo amenazaron de muerte los genocidas del proceso y sus ex compañeros montoneros le hicieron un juicio secreto para encarcelarlo cuando volviera al país y renunció al indulto de Menem…

Él, tranquilo: “Mas bien hay que esperar que la poesía lo escriba a uno, que es lo que suele ocurrir”. Mientras movía las manos al hablar, porque “las palabras necesitan ser sostenidas en el aire”.

Él, tranquilo: “Empecé a escribir poemas a los nueve años. Claro que fue por una chica. Al principio le mandaba versos de Almafuerte, pero no me hizo caso. Así que decidí probar yo mismo. Tampoco me hizo caso. Ella siguió por su camino y yo me quedé con la poesía”.

Él, tranquilo como un león… el viejo león del zoo:

“Lo extraño mucho verdaderamente, sus ojos se llenaban a veces de desierto, pero sabía callar como un hermano cuando emocionado, emocionado, yo le hablaba de Carlitos Gardel”.

Él, tranquilo: “No vuelvo a vivir en la Argentina ni muerto”, y cumplió en México.

Y en medio de esta pandemia, parece increíble haber encontrado un PUNTO GE.

Increíble, si no se sabe que es ge de GELMAN.


ESCUCHÁ EL AUDIO DE ESTE ARTÍCULO AQUÍ:

Manolo Lafuente – ¡¡Al fin un punto “G”!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *