Desatar nudos burocráticos en tiempo de pandemia

Diana Raab

Buenas tardes a todas, todos y todes.

Una bióloga desde Estambul.

La pandemia nos obligó, a la mayoría, a permanecer más tiempo de lo común en el espacio físico que elegimos para vivir. El lugar que es muy cómodo para dormir y desayunar resultó no ser tan confortable cuando pasan las horas, los días, los meses…

La sensación de encierro se agravó en las grandes ciudades y  peor aún para quienes viven en edificios de departamentos.

El tamaño de las ventanas, un balcón y hasta un patio, pasaron de ser lujos  a necesidades de primer orden.

En este reencontrarse con el espacio cotidiano, surge el: ¿por que vivimes acá?

Seguido de: ¿ y si nos vamos a vivir a un lugar mas cerca de la naturaleza…?

¿Te acordás, que siempre dijimos que era mejor alejarse del ruido y el smog?

Si, la pandemia trajo muchas preguntas y necesidades nuevas.

Y ya sabemos… donde hay un consumo en potencia, aparece la oferta…

Así, en plena pandemia y crisis económica sin precedentes, el rubro inmobiliario no sufre deterioro; es más,  aumenta sus ingresos.

La crisis del sistema  no nació con la pandemia, pero, algunas medidas implementadas por la contingencia sanitaria  están empujando  a una restructuración económica. Ojo!! Esto no significa acorralar el capitalismo; por el contrario, se ve que ciertos sectores logran una mayor centralización y concentración del capital, basado en la capacidad de aprovechar los cambios derivados de la pandemia.

Aumentan en forma alarmante  las publicidades de loteos “en zonas en contacto con la naturaleza”, los pobladores de las sierras ven angustiados el  ingresos de maquinas para nivelar terrenos, instalación de nuevos alambrados y nuevos carteles; un avance de la urbanización con mayor ímpetu y menor control que en los tiempos de pre-pandemia.

A la par de estos movimientos; mientras seguimos esperande efectivas  noticias de la remediación de las zonas incendiadas, leemos que el titular de la Secretaría de Ambiente de Córdoba está  “ muy ocupado por el malhumor de los pequeños desarrollistas”… y comunica que esta casi listo un dictamen que «permita desatar el nudo burocrático que ha mantenido maniatados a centenares de proyectos inmobiliarios de poca o mediana envergadura» palabras de Juan Carlos Scotto según La Voz del Interior del 4/9/2020.

Técnicos de la Secretaria, consideran que “la  amarra tiene origen en distintas interpretaciones del marco legal vigente para la aprobación de loteos y subdivisiones”.

Buscamos, la Ley 10208, y es muy clara; en el Anexo 1 Inc. 37 y 38 establece: “ loteos y planes de vivienda cuando superen una superficie de 3 ha. Y  loteos ubicados dentro de la cuenca de aporte de embalses destinados a riego o a provisión de agua potable”… Tienen obligación de presentar Estudio de Impacto Ambiental Y realizar la Audiencia Pública correspondiente. Salvo que, para el Secretario de Ambiente sea un nudo burocrático el Estudio de Impacto Ambiental Y la Audiencia Pública. Herramienta por excelencia para la gestión ambiental.

Así de claro, no se comprende por que, ahora,  la Secretaría  de Ambiente debe “establecer, de manera clara los criterios en relación a fraccionamiento de loteos y la agilización de los  tramites de manera significativa”;  O se referirá a desarrollos que ya están en marcha, que debieron tener licencia ambiental y son ilegales… pienso en loteos como Altos de la Estanzuela  en La Calera… por dar un ejemplo.

O estará preocupado el Señor Secretario,  pensando:  ¿Cómo, el Ex Secretario Raúl Costa, va a explicar a las querellantas ( que después de 10 años siguen con los tacones de punta) y a les ciudadanes en general por qué firmó una licencia ambiental para un loteo en zona roja; cuando se inicie el juicio en el caso de Villa Candonga?

La ley 10208 es de orden público, significa que las convenciones entre partes o intereses privados y públicos no pueden alterar o soslayar lo impuesto por sus normas.

De todas maneras si “el nudo burocrático” tiene origen en distintas interpretaciones del marco legal vigente para la aprobación de loteos y de subdivisiones; las zonas rojas y amarillas están regidas por la Ley de Ordenamiento Territorial de bosques la Ley Provincial 9814, que prohíbe su urbanización.

Será cuestión de superponer mapas … y rechazar los emprendimiento antes que lleguen al cuello de la botella…

Desde Estambul, la ciudad de los gatos callejeros, sueño con los abrazos que vendrán.

¡Gracias por estar!

¡Gracias por escuchar!

El desafió continúa.